INSTITUTO POLíTICO EMPRESARIAL
Los compromisos de IPE ante la nación
I. El IPE y el PRI para fortalecer a la Republica
Hoy el pueblo de México demanda un futuro cierto, en donde los ideales de los principios de nuestro partido y del IPE, alcancen la plenitud y se vea realizada la vocación republicana del pueblo mexicano.

Hemos de cumplir rigurosamente nuestros Principios, el Programa de Acción y los Estatutos, respetando la militancia y representando con dignidad, honradez y convicción los intereses de todos los que nos brinden su fe y su confianza.

Nuestro partido, por su origen revolucionario, por su posición incluyente, debe tener el privilegio de seguir siendo la fuerza política principal, en ese empeño, nosotros ayudaremos y apoyaremos a quienes se decida incluir en las funciones de gobierno, para bienestar de todas las familias mexicanas.
A pesar de que son tiempos difíciles, de retos y grandes desafíos sabemos que nuestra historia ha sido siempre de lucha y tenacidad, sin tregua alguna; estamos seguros de que los sacrificios actuales de todos los mexicanos, su energía y animo no quedaran estériles y sin recompensa.
Debemos seguir siendo los primeros en al búsqueda de soluciones a los problemas que enfrentamos.

II. EL IPE y eL PRI: Juntos en una misma finalidad
La gran finalidad histórica de la Revolución Mexicana fue llevar a su plenitud la decisión del pueblo de constituirse en una Republica representativa, democrática y federal. En esa finalidad se inspira la fundación de nuestro partido. Desde 1929, alentado por la garantía de construir las instituciones de la Republica, el PRI ha sido un factor decisivo en el largo paréntesis de paz con justicia, que México no había conocido desde su Independencia. Durante estas décadas emergió el gran país que es hoy, y la sociedad plural y diversa que nos exige nuevos compromisos.

La gran finalidad histórica de la Revolución Mexicana, que inspiro a la fundación de nuestro partido, es el factor principal del IPE.

Toda la capacidad política, el talento en los negocios y la vocación del IPE, junto con las acciones y los propósitos, han de orientarse hacia el logro de la promesa republicana, esta, que inspiro la creación de las instituciones y el fortalecimiento de un estado para la nación, una promesa que también contiene la aspiración a una democracia plena.

Por ser el PRI portador histórico de la promesa republicana, estamos los del IPE ante la oportunidad de convertirnos en convocantes principales de un esfuerzo común a la unidad, a partir de la pluralidad y la esperanza de hacer de dicha promesa una realidad vigente.

III. El IPE en la actualidad
Por todas estas razones, el PRI, en repuesta a las demandas de los ciudadanos, proclama que dar cumplimiento a los ideales de la Revolución es vigorizar las instituciones republicanas.

En el IPE nuestra labor es consolidar la práctica diaria en nuestra vocación de servir a México.

El IPE y el PRI lo podemos hacer, porque juntos somos y conformamos una unión nacional, no somos organizaciones regionales exclusivamente ni mucho menos eventuales, en nuestro Instituto hay ciudadanos mexicanos de los más distintos perfiles sociales al igual que en nuestro partido.
Como organización adherida al PRI, no esta sujeta a alianzas volátiles o a frentes difíciles y de dudosa identidad ideológica, que estén inspirados en el solo deseo de vencer a una u otras organizaciones.

En competencias electorales, asumimos el compromiso de una autentica militancia y trabajo con el partido para la ciudadanía, mediante candidatos idóneos, con arraigo y convocatoria, ya que solo de esta manera aseguraremos el voto que dará el triunfo al que aspiramos, cerrando el paso a los grupos y presiones que sin ningún sustento pretendan cuestionarnos.

IV.- La iniciativa y responsabilidad del empresario en México
El empresario debe acatar las leyes, ser honesto, desarrollar y enfocar los negocios para el progreso y beneficio de nuestro país, generar empleos bien remunerados y así producir riqueza y distribuirla. Vigilar el cumplimiento del estado de derecho, la promoción de una democracia participativa, de justicia, de fomentar la economía de mercado con rostro humano, así como el desarrollo educativo integral; todo en forma global y tener un gran sentido social, independientemente de la importancia y el tamaño del negocio, ya que tienen la misma importancia el pequeño o micro empresario que el gran industrial de talla internacional o los grandes fabricantes.

Existe la necesidad de desarrollar una nueva cultura empresarial, sustentada en el apoyo mutuo de los empresarios emprendedores, esto, surgirá con la participación de los trabajadores y la colaboración del gobierno.
Los obreros y el personal de oficinas son personas necesarias, una de las razones por la que una empresa no trabaja de manera eficiente, es por que no existe una relación digna y de respeto entre patrones y trabajadores.

Los obreros, empleados así como los empresarios deben ir juntos de la mano, por que sin unos, no existen los demás y viceversa, es necesario que exista una extraordinaria relación y una asociación entre ambos para que así se realice un binomio de éxito

Para que México crezca, es necesaria, una asociación verdadera, buscando el bien común, y en la que tienen que estar vinculados todos los componentes que son las piezas claves de la planta productiva.
Es fundamental, el abrir conciencia y el crear un acuerdo generalizado con todos los factores de producción, para trabajar unidos, por el crecimiento en conjunto de nuestro país.

Hay que fortalecer en primer lugar los valores, ya que con ellos la actitud de la persona cambia, él apoyarnos unos a otros elimina entrar en conflictos entre los factores de producción, es básica esta asociación para salir adelante, partiendo desde la educación, para que en el futuro todas las generaciones sean mejores.

En la actualidad existe un grupo generacional que carece de capacitación adecuada, los niveles de educación no han sido los mas altos, la educación de los padres de familia a sus hijos tiene que ser la de prepararlos para un futuro mejor; y esto es lo que el IPE esta llevando a cabo con las familias de los trabajadores de los empresarios de nuestro instituto. Poniendo además el mayor cuidado en lo referente a la salud, la vigencia del estado de derecho, en los niveles de vida de la población y los niveles de competitividad, en el IPE, estamos consientes del cambio no solo en nuestro país sino en el resto del mundo.
Lo que sucede en el mundo llega a afectarnos en el ámbito nacional, por lo que requerimos de una preparación para hacer frente a este mundo globalizado, debemos estar preparados y sacar provecho de esto.

En el IPE tenemos conciencia de ello y no olvidamos a los millones de mexicanos que viven, debajo del nivel mínimo de pobreza, no podemos darnos por vencidos, o se han agotado las posibilidades, el país nos esta perdido.
Impulsamos una nueva política donde junto al PRI lograremos vencer los problemas que nos aquejan en la actualidad.

Habremos junto con nuestro partido de fortalecer, por el bien de México una nueva relación con el Presidente de la República, fundada en los valores del nacionalismo, la soberanía, las libertades, la democracia y la justicia, que inspiran su gobierno.
Una relación apegada a la ley, que no tenga ventaja ilegitima o unilateralidad alguna, respetuosa de la autonomía del IPE y del PRI, favorable a la democracia, haciendo valer las demandas de la ciudadanía.

Los legisladores federales y locales Priístas que pertenezcan al IPE, seguirán impulsando las reformas que abran nuevas a la aplicación de este Programa de Acción y permitan cumplir ante la ciudadanía los compromisos para las elecciones futuras.

A los gobernadores Priístas, a legisladores federales y locales, a todos los servidores públicos, presidentes municipales y a todos los Priístas que ocupan algún cargo publico miembros del IPE, nuestro Instituto les demandara honestidad, entrega y eficacia en el servicio a la sociedad, debiendo rendir periódicamente informes al IPE y al PRI que permitan asegurar que sus acciones estén apegadas a nuestro programa de acción.

Renovamos nuestra convicción de que, ejercer el poder publico no significa convertir los actos de gobierno en voluntad popular, sino, por el contrario, convertir la voluntad popular en actos de gobierno.
Concebimos el poder como un ejercicio de responsabilidad, no como patrimonio ni como privilegio.

Los miembros del IPE junto con el PRI impulsaremos una nueva ética política y una nueva ética de gobierno, para tener un México acorde al nuevo milenio.

"UNIDAD Y DESARROLLO EMPRESARIAL"
Consulta rapida
Twitter
Facebook
Contactenos!
¿Sobre que desea informarse?
   
Tipo de solicitud
Nombre
E-Mail